El Costo del llamado de Dios

 

INTRODUCCION: El llamado que Dios nos hace cuesta, nó es fácil, pero recuerda que  así como estuvo con los grandes hombres que han dedicado su vida a servirle, así está con nosotros.

 

1.  ¿PODRIA USTED RESPONDER EL LLAMADO DEL SEÑOR, SI EL ESTUVIERA PARADO  FRENTE A USTED?:

 

Podría usted responder a ese llamado o le rogaría que le permitiera ir primero a hacer lo que usted considera importante, a veces son simples excusas porque nó queremos un  compromiso, buscamos una excusa cómoda para nó hacer lo que sabemos Dios  nos manda hacer.

Dios llama a unos de sus grandes profetas (1 de Samuel 3-10). Siendo un joven, Samuel no estaba acostumbrado a oír la voz de Dios.  Samuel estaba durmiendo,  pero al escuchar que alguien lo llama por su nom­bre inmediatamente supone que se trataba de Elí, su Maestro y Sacerdote escogido por Dios. Sin embargo, Elí le asegura a Samuel que nó era él.  Esto sucede 2  veces más, antes  que Elí se diera cuenta de que era Dios quien lo estaba llamando. De inmediato le dice a Samuel cómo debe responder la próxima vez que escuchara la voz de Dios cuando lo volviera a llamar.

 

2.  DIOS ES ESPECIFICO EN EL LLAMAMIENTO QUE NOS HACE:

Renuncie a sus derechos y comprenda que  hay mucho más en esta vida para usted. Cuando Dios nos llama, El es  específico en el llamamiento que nos hace. Su mensaje es siempre claro, núnca confuso ni borroso. No obstante, la clave para oír su voz se encuentra en experimentar su presencia. Como sucedió con Samuel, Dios nos habla, pero debemos estar en la disposi­ción de escucharlo. Si tu mente está llena de las cosas de este mundo, con pensarnientos, pre­siones y deseos personales, será difícil que escuche la voz de Dios (Rom. 12:2).

 

3.  RAZONES POR LA CUAL DIOS TE LLAMALa razón fundamental por la que Dios te llama a es para establecer una relación íntima contigo y para darte dirección y esperanza en todo aquello que estés enfrentando. Por lo general, Dios nos  habla por medio de su Palabra, del Espíritu Santo, o  de otras personas. Nuestro  Padre Celestial tiene un interés personal en cada uno de nosotros. Jesús se involu­cra personalmente en las vidas de aquellos que  quieren conocerle.  El  tiene  puesta toda su atención en nuestras vidas. Dios te llama para que le sirvas (Salmo 2:11)

 (1 Cor. 4:1), Dios no deja a fuera a nadie que venga a sus caminos, El quiere que todos le sirvamos. La providencia de Dios perrnite que todo hombre y mujer escuche el Evangelio de Cristo de una manera que  pueda llegar a creer en Cristo como el Redentor. "Renuncia a tus derechos y comprende qué importante es servirle a Dios”.

 

4.  PARA CUMPLIR CON EL LLAMADO TENEMOS QUE TENER DISCIPLINA EN EL ESTUDIO DE LA PALABRA:

 

La disciplina, es la parte clave del cumplimiento del llamado que el Señor nos hace.  Cuando una persona quiere servirle a Cristo tiene que ser disciplinado en la oración, pero también en la palabra de Dios (2 Tim. 2:15).

Hay personas que quieren servirle a Dios, pero nó tienen la preparación en su palabra, y pasan años y de los principios básicos no pasan, por esto  es que hay tantos que se creen “Maestros”, pero son inmaduros e  indoctos en la palabra, y nó solamente viven ellos confundidos sino que confunden a otros, y todo eso es porque nunca le dieron importancia al estudio de la palabra. Solamente podemos descubrir la verdad después de estudiar la palabra con disciplina. Cuando eres disciplinado en el estudio de la palabra  conocerás bien la palabra y podrás enseñararla a otros con propiedad, autoridad y denuedo.

 

CONCLUSIÓN: El llamado de Dios cuesta, pero esforzándonos y siguiendo sus instrucciones nos ayudará a cumplir lo que El ponga en nuestro corazón.



© 2016 Templo de Alabanza. All Rights Reserved. Designed By Worldkast